Ataque de panico tratamiento

Prueba del trastorno de pánico

Los ataques de pánico son periodos repentinos de miedo y malestar intensos que pueden incluir palpitaciones, sudoración, dolor en el pecho, dificultad para respirar, temblores, entumecimiento o una sensación de fatalidad inminente o de pérdida de control.[7][1][2] Normalmente, los síntomas alcanzan su punto álgido a los diez minutos de su aparición y duran aproximadamente 30 minutos, pero su duración puede variar desde segundos hasta horas.[3][8] Aunque pueden ser extremadamente angustiosos, los ataques de pánico en sí no son físicamente peligrosos.[6][9]

Los ataques de pánico pueden producirse debido a varios trastornos, como el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno por consumo de sustancias, la depresión y los problemas médicos[2][4]. [El tabaquismo, la cafeína y el estrés psicológico aumentan el riesgo de sufrir un ataque de pánico[2]. Antes del diagnóstico, deben descartarse las afecciones que producen síntomas similares, como el hipertiroidismo, el hiperparatiroidismo, las enfermedades cardíacas, las enfermedades pulmonares, el consumo de drogas y la disautonomía[2][10].

Ataque de pánico leve

CausaLa causa exacta del trastorno de pánico no está clara. Algunas personas son más sensibles a la ansiedad y al pánico que otras. Esto puede deberse a sus antecedentes familiares o a experiencias pasadas. Es posible que hayas visto a tus padres o a otros miembros de tu familia sufrir ansiedad. O puede haber vivido acontecimientos traumáticos en su pasado. Puede ser muy sensible a la forma en que su cuerpo reacciona a las experiencias que provocan ansiedad. Puede confundir la reacción de su cuerpo como algo perjudicial y empezar a temer la reacción de su cuerpo. Esto se denomina ciclo de pánico. Las mismas experiencias que le causan pánico a usted pueden no causar pánico en otras personas. Puede tener un ataque de pánico sin tener un trastorno de pánico. Los ataques de pánico pueden ser desencadenados por: Los ataques de pánico también pueden estar causados o relacionados con otras condiciones médicas, incluyendo:

Lee más  Ataques de panico frases

¿Cuándo debe llamar a su médico? Llame a su médico si tiene: Espera vigilante Puede ser difícil diferenciar los síntomas de un ataque de pánico (como la falta de aire y el dolor en el pecho) de los síntomas de un ataque al corazón u otro problema médico grave. Si tiene síntomas de un ataque de pánico, asegúrese de recibir atención médica de inmediato para poder descartar otros problemas médicos. A quién acudir Los siguientes profesionales sanitarios pueden diagnosticar los ataques de pánico. Pueden colaborar con otros profesionales de la salud para tratar los ataques de pánico y el trastorno de pánico: El tratamiento de los ataques de pánico y el trastorno de pánico también puede ser proporcionado por un: Muchos centros de salud mental de la comunidad, clínicas ambulatorias de hospitales y agencias de servicios familiares tienen programas de tratamiento para personas con trastorno de pánico.

Síntomas de los ataques de pánico

Sin tratamiento, los ataques de pánico frecuentes y prolongados pueden ser gravemente incapacitantes. La persona puede optar por evitar una amplia gama de situaciones (como salir de casa o estar solo) por miedo a experimentar un ataque.    Algunas personas pueden desarrollar trastornos de pánico Para muchas personas, las sensaciones de pánico se producen sólo ocasionalmente durante períodos de estrés o enfermedad. Se dice que una persona que experimenta ataques de pánico recurrentes padece un trastorno de pánico, que es un tipo de trastorno de ansiedad. Por lo general, tienen ataques de pánico recurrentes e inesperados y temores persistentes de que se repitan los ataques.    Síntomas Los síntomas de un ataque de pánico pueden incluir:    La respuesta de “huida o lucha” Cuando el cuerpo se enfrenta a un peligro inmediato, el cerebro ordena al sistema nervioso autónomo que active la respuesta de “huida o lucha”. El cuerpo se inunda de una serie de sustancias químicas, incluida la adrenalina, que desencadenan cambios fisiológicos. Por ejemplo, el ritmo cardíaco y la respiración se aceleran y la sangre se desplaza a los músculos para prepararse para el combate físico o la huida.

Lee más  El sentimiento de culpa

Ataques de pánico nocturnos

El trastorno de pánico es una enfermedad de la que sabemos mucho. Se ha investigado mucho para averiguar qué tratamientos son eficaces, es decir, qué tratamientos ayudarán significativamente a alguien con trastorno de pánico.

Cada uno de estos tratamientos se describirá brevemente con las posibles ventajas y desventajas enumeradas. La elección del tratamiento puede depender de la habilidad del terapeuta, el coste u otras consideraciones.

¿Existe un tratamiento recomendado? Las investigaciones sugieren que la terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento preferido, pero los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) también se utilizan habitualmente. Sin embargo, un tratamiento eficaz debe incluir un tratamiento conductual para limitar la evitación. Hay que considerar la idoneidad de cada tratamiento en su caso particular. A continuación, se analizarán las opciones psicológicas y de medicación.

Tratamientos psicológicosTerapia cognitivo-conductualLa terapia cognitivo-conductual para el trastorno de pánico incluye tratamientos que cambian el comportamiento (exposición y manejo de la ansiedad, como la respiración lenta) y los que cambian los pensamientos que provocan ansiedad y preocupación (es decir, la terapia cognitiva). El objetivo es ayudarle a desarrollar una comprensión menos molesta de los cambios físicos que se producen cuando está ansioso.