Caracteristicas de la ansiedad

¿Es peligrosa la ansiedad?

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El TAG hace que los niños se preocupen casi todos los días, y por muchas cosas. Los niños con TAG se preocupan por cosas que a la mayoría de los niños les preocupan, como los deberes, los exámenes o cometer errores.

Pero con el TAG, los niños se preocupan más, y más a menudo, por estas cosas. Los niños con TAG también se preocupan por cosas que los padres no esperan que les preocupen. Por ejemplo, pueden preocuparse por el recreo, la hora de la comida, las fiestas de cumpleaños, el juego con los amigos o el viaje en el autobús escolar. Los niños con TAG también pueden preocuparse por la guerra, el tiempo o el futuro. O por los seres queridos, la seguridad, la enfermedad o las lesiones.

El TAG puede dificultar la concentración de los niños en la escuela. Porque con el TAG, casi siempre hay una preocupación en la mente del niño. El TAG dificulta que los niños se relajen y se diviertan, que coman bien o que se duerman por la noche. Pueden faltar muchos días a la escuela porque la preocupación los hace sentir enfermos, temerosos o cansados.

Algunos niños con TAG se guardan sus preocupaciones para sí mismos. Otros hablan de sus preocupaciones con sus padres o profesores. Pueden preguntar una y otra vez si algo que les preocupa va a ocurrir. Pero es difícil que se sientan bien, independientemente de lo que digan sus padres.

Qué es la ansiedad

Esta sección ofrece información sobre los trastornos de ansiedad. Explica los síntomas, los tratamientos y la forma de controlar un trastorno de ansiedad. Esta sección está dirigida a las personas con trastornos de ansiedad. Y a sus cuidadores, familiares y amigos.

Lee más  ¿Por que llorar cansa tanto?

Todos tenemos a veces sentimientos de ansiedad, preocupación y miedo. Pueden ser respuestas normales a determinadas situaciones. Por ejemplo, puede preocuparse por una entrevista de trabajo o por pagar una factura a tiempo. Estos sentimientos pueden hacerte consciente de los riesgos y de lo que debes hacer en una situación difícil o peligrosa. Esta reacción se conoce como “lucha o huida”.

El cerebro responde a una amenaza o peligro liberando hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Aunque el peligro no sea real, estas hormonas provocan los síntomas físicos de la ansiedad. Una vez que la situación amenazante ha cesado, el cuerpo suele volver a la normalidad.

Pero si padeces un trastorno de ansiedad, estas sensaciones de miedo y peligro pueden ser continuas e interrumpir tu rutina diaria mucho después de que la amenaza haya desaparecido. Pueden hacerle sentir que las cosas son peores de lo que realmente son.

Síntomas de ansiedad social

Los trastornos de ansiedad son un grupo de trastornos mentales que se caracterizan por sentimientos significativos e incontrolables de ansiedad y miedo[2] de tal manera que la función social, laboral y personal de la persona se ve significativamente afectada[2] La ansiedad puede causar síntomas físicos y cognitivos, como inquietud, irritabilidad, fatiga fácil, dificultad para concentrarse, aumento de la frecuencia cardíaca, dolor en el pecho, dolor abdominal y una variedad de otros síntomas que pueden variar según el individuo[2].

En el discurso informal, las palabras ansiedad y miedo suelen utilizarse indistintamente. En el uso clínico, tienen significados distintos: la ansiedad se define como un estado emocional desagradable cuya causa no se identifica fácilmente o se percibe como incontrolable o inevitable, mientras que el miedo es una respuesta emocional y fisiológica a una amenaza externa reconocida[8] El término general de trastorno de ansiedad se refiere a una serie de trastornos específicos que incluyen miedos (fobias) o síntomas de ansiedad[2].

Lee más  Como se resuelven los conflictos familiares

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada, la fobia específica, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad por separación, la agorafobia, el trastorno de pánico y el mutismo selectivo[2] El trastorno individual puede diagnosticarse mediante los síntomas específicos y únicos, los acontecimientos desencadenantes y el momento en que se produce[2] Si se diagnostica a una persona un trastorno de ansiedad, un profesional médico debe haberla evaluado para asegurarse de que la ansiedad no puede atribuirse a otra enfermedad médica o trastorno mental. [Es posible que una persona tenga más de un trastorno de ansiedad durante su vida o al mismo tiempo[2] y los trastornos de ansiedad se caracterizan por un curso persistente típico[9] Para las personas con ansiedad, existen numerosos tratamientos y estrategias que pueden mejorar su estado de ánimo, sus comportamientos y su capacidad para funcionar en la vida diaria.Contenido

Diferentes tipos de ansiedad

La ansiedad es una sensación de miedo, temor e inquietud. Puede hacer que sudes, te sientas inquieto y tenso, y que tu corazón se acelere. Puede ser una reacción normal al estrés. Por ejemplo, puedes sentirte ansioso cuando te enfrentas a un problema difícil en el trabajo, antes de hacer un examen o antes de tomar una decisión importante. Puede ayudarte a sobrellevar la situación. La ansiedad puede darle un impulso de energía o ayudarle a concentrarse. Pero para las personas con trastornos de ansiedad, el miedo no es temporal y puede ser abrumador.

Los trastornos de ansiedad son condiciones en las que la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo. Los síntomas pueden interferir en las actividades diarias, como el rendimiento laboral, las tareas escolares y las relaciones.

Lee más  ¿Cuál es el mejor medicamento para controlar los nervios?

Los factores de riesgo de los distintos tipos de trastornos de ansiedad pueden variar. Por ejemplo, el TAG y las fobias son más comunes en las mujeres, pero la ansiedad social afecta a hombres y mujeres por igual. Existen algunos factores de riesgo generales para todos los tipos de trastornos de ansiedad, entre ellos:

Para diagnosticar los trastornos de ansiedad, el médico le preguntará sobre sus síntomas y su historial médico. También puede hacerle un examen físico y pruebas de laboratorio para asegurarse de que un problema de salud diferente no es la causa de sus síntomas.