Causas de la ansiedad

Ansiedad social

Todos nacemos con la respuesta natural de “lucha o huida” que ayudó a nuestros antepasados a escapar de los depredadores y otras amenazas. Cuando tenemos miedo o estamos estresados, la parte de nuestro cerebro que controla la respuesta de lucha o huida provoca la sensación de nerviosismo y miedo que llamamos ansiedad.

Aunque todo el mundo experimenta ansiedad alguna vez, las personas con trastornos de ansiedad sienten una preocupación difícil de controlar que interfiere en su funcionamiento. Hay factores biológicos, familiares y ambientales que pueden contribuir a que un niño tenga un trastorno de ansiedad.

El cerebro tiene sustancias químicas especiales, llamadas neurotransmisores, que envían mensajes de ida y vuelta para controlar la forma en que se siente una persona. La serotonina y la dopamina son dos neurotransmisores importantes que, cuando están “fuera de control”, pueden provocar sentimientos de ansiedad.

Al igual que un niño puede heredar el pelo castaño, los ojos verdes y la miopía de sus padres, también puede heredar la ansiedad de éstos. Además, la ansiedad puede aprenderse de los miembros de la familia y de otras personas que están notablemente estresadas o ansiosas cerca del niño. Por ejemplo, un niño cuyo padre es perfeccionista puede convertirse en un perfeccionista también. Los padres también pueden contribuir a la ansiedad de su hijo sin darse cuenta por la forma en que responden a su hijo. Por ejemplo, permitir que un niño falte a la escuela cuando está ansioso por ir, probablemente hace que el niño se sienta más ansioso el siguiente día de clase.

Trastorno de ansiedad

Las actitudes hacia la sexualidad están determinadas en gran medida por los padres. Ciertos comportamientos de los padres pueden dañar la capacidad de establecer una intimidad sexual y emocional sana en la vida adulta. ¿Cuál de los siguientes NO es un comportamiento de los padres que pueda dañar la capacidad de un niño para desarrollar relaciones sanas en la vida adulta?

Lee más  La gente no te hace cosas

Las actitudes hacia la sexualidad están determinadas en gran medida por los padres. Ciertos comportamientos de los padres pueden perjudicar la capacidad de establecer una intimidad sexual y emocional sana en la vida adulta. ¿Cuál de los siguientes NO es un comportamiento de los padres que pueda dañar la capacidad de un niño para desarrollar relaciones sanas en la vida adulta?

Merck and Co., Inc., Kenilworth, NJ, EE.UU. (conocida como MSD fuera de EE.UU. y Canadá) es un líder mundial en el ámbito de la salud que trabaja para ayudar al mundo a estar bien. Desde el desarrollo de nuevas terapias que tratan y previenen enfermedades hasta la ayuda a las personas necesitadas, estamos comprometidos con la mejora de la salud y el bienestar en todo el mundo.    El Manual se publicó por primera vez en 1899 como un servicio a la comunidad. El legado de este gran recurso continúa como el Manual de MSD fuera de los Estados Unidos y Canadá. Obtenga más información sobre nuestro compromiso con el conocimiento médico mundial.

Tratamiento de la ansiedad

La ansiedad es una emoción que se caracteriza por un estado desagradable de agitación interior y que incluye sentimientos subjetivamente desagradables de temor ante acontecimientos previstos[1][2]. Suele ir acompañada de comportamientos nerviosos como ir de un lado a otro, quejas somáticas y rumiación[3].

La ansiedad es una sensación de inquietud y preocupación, generalmente generalizada y desenfocada, como reacción exagerada ante una situación que sólo se percibe subjetivamente como amenazante[4]. Suele ir acompañada de tensión muscular,[5] inquietud, fatiga, incapacidad para recuperar el aliento, opresión en la región abdominal y problemas de concentración. La ansiedad está estrechamente relacionada con el miedo, que es una respuesta a una amenaza inmediata real o percibida; la ansiedad implica la expectativa de una amenaza futura, incluido el temor[5] Las personas que se enfrentan a la ansiedad pueden retirarse de situaciones que les han provocado ansiedad en el pasado[6].

Lee más  Como empieza la ansiedad

Aunque la ansiedad es una respuesta humana normal, cuando es excesiva o persiste más allá de los periodos adecuados para el desarrollo, puede diagnosticarse como un trastorno de ansiedad. Existen múltiples formas de trastorno de ansiedad (como el Trastorno de Ansiedad Generalizada y el Trastorno Obsesivo Compulsivo) con definiciones clínicas específicas[7]. Parte de la definición de un trastorno de ansiedad, que lo distingue de la ansiedad cotidiana, es que es persistente y suele durar 6 meses o más, aunque el criterio de duración pretende ser una guía general que permite cierto grado de flexibilidad y a veces es de menor duración en los niños[5].

Test de ansiedad

La ansiedad es una reacción normal al estrés y puede ser beneficiosa en algunas situaciones. Puede alertarnos de los peligros y ayudarnos a prepararnos y prestar atención. Los trastornos de ansiedad difieren de los sentimientos normales de nerviosismo o ansiedad e implican un miedo o ansiedad excesivos. Los trastornos de ansiedad son los más comunes de los trastornos mentales y afectan a casi el 30% de los adultos en algún momento de su vida. Pero los trastornos de ansiedad son tratables y existen varios tratamientos eficaces. El tratamiento ayuda a la mayoría de las personas a llevar una vida normal y productiva.

Los trastornos de ansiedad pueden hacer que las personas traten de evitar situaciones que desencadenen o empeoren sus síntomas. El rendimiento laboral, las tareas escolares y las relaciones personales pueden verse afectadas.  En general, para que una persona sea diagnosticada con un trastorno de ansiedad, el miedo o la ansiedad deben:

El trastorno de ansiedad generalizada implica una preocupación persistente y excesiva que interfiere en las actividades diarias. Esta preocupación y tensión continuas pueden ir acompañadas de síntomas físicos, como inquietud, sensación de nerviosismo o fatiga fácil, dificultad para concentrarse, tensión muscular o problemas para dormir. A menudo las preocupaciones se centran en cosas cotidianas como las responsabilidades laborales, la salud de la familia o asuntos menores como las tareas domésticas, las reparaciones del coche o las citas.

Lee más  Causas de la depresión