¿Cómo se siente una persona depresiva?

Cómo afrontar la depresión

La depresión es algo más que sentirse mal o tener un mal día. Cuando un estado de ánimo triste dura mucho tiempo e interfiere en el funcionamiento normal de la vida diaria, es posible que esté deprimido. Los síntomas de la depresión incluyen:1

La siguiente información no pretende ofrecer un diagnóstico médico de la depresión mayor y no puede sustituir a la consulta de un profesional de la salud mental. Si cree que está deprimido, hable inmediatamente con su médico o con un profesional de la salud mental. Esto es especialmente importante si sus síntomas empeoran o afectan a sus actividades diarias.

Se desconoce la causa exacta de la depresión. Puede estar causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos.2 Cada persona es diferente, pero los siguientes factores pueden aumentar las posibilidades de que una persona se deprima:1

En general, aproximadamente 1 de cada 6 adultos padecerá depresión en algún momento de su vida.3 La depresión afecta a unos 16 millones de adultos estadounidenses cada año.4 Cualquiera puede deprimirse, y la depresión puede darse a cualquier edad y en cualquier tipo de persona.

Descifrar la depresión

La depresión (trastorno depresivo mayor) es una enfermedad común y grave que afecta negativamente a cómo se siente, a la forma de pensar y a la forma de actuar. Afortunadamente, también es tratable. La depresión provoca sentimientos de tristeza y/o la pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba. Puede dar lugar a una serie de problemas emocionales y físicos y puede disminuir su capacidad para funcionar en el trabajo y en casa.

Lee más  Como controlar el miedo

Se calcula que la depresión afecta a uno de cada 15 adultos (6,7%) en un año determinado. Y una de cada seis personas (16,6%) sufrirá depresión en algún momento de su vida. La depresión puede producirse en cualquier momento, pero por término medio aparece por primera vez entre el final de la adolescencia y la mitad de los 20 años. Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir depresión. Algunos estudios demuestran que un tercio de las mujeres sufrirá un episodio depresivo grave a lo largo de su vida.  Existe un alto grado de heredabilidad (aproximadamente el 40%) cuando los familiares de primer grado (padres/hijos/hermanos) tienen depresión.

La muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo o el fin de una relación son experiencias difíciles de soportar para una persona. Es normal que se produzcan sentimientos de tristeza o dolor en respuesta a estas situaciones. Las personas que experimentan una pérdida suelen describirse a sí mismas como “deprimidas”.

Un día en la vida de la depresión

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Lee más  ¿Cómo controlar los nervios y la ansiedad?

3

Hay muchas cosas que influyen en que una persona se deprima. Algunas son biológicas, como los genes, la química del cerebro y las hormonas. Otra es el entorno, como la luz del día y las estaciones, o las situaciones sociales y familiares a las que nos enfrentamos. Y otra es la personalidad, como la forma en que reaccionamos a los acontecimientos de la vida o los sistemas de apoyo que creamos para nosotros mismos. Todos estos factores pueden contribuir a determinar si una persona se deprime o no.

Las investigaciones demuestran que la depresión es hereditaria. Algunas personas heredan genes que contribuyen a la depresión. Pero no todas las personas que tienen un familiar con depresión la desarrollarán también. Y muchas personas sin antecedentes familiares de depresión se deprimen igualmente. Así que los genes son un factor, pero no son la única razón de la depresión.

Unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores ayudan a enviar mensajes entre las células nerviosas del cerebro. Algunos neurotransmisores regulan el estado de ánimo. Cuando una persona está deprimida, estos neurotransmisores pueden ser escasos o poco eficaces.