Como trabajar en mi seguridad personal y autoestima

Cómo son los límites con uno mismo

Aunque los niños de hoy en día se benefician de una tecnología asombrosa, no podemos negar que el crecimiento digital tiene consecuencias. Sabemos que la educación, las relaciones e incluso la salud de los niños pueden verse afectadas cuando no les ayudamos a equilibrar su tecnología. ¿Pero qué pasa con las pérdidas más sutiles que sufren nuestros hijos y que son más difíciles de detectar? ¿Y la lenta pérdida de cosas preciosas como la autoestima, la privacidad y la sensación de seguridad personal? Éstas son sólo algunas de las muchas “pérdidas” que he observado en mis propios hijos adolescentes cuando viven en el mundo digital.

A menudo clasifico muchas de las peleas de mis hijos en Internet como “drama” adolescente, pero cada vez me doy más cuenta de que no es un drama en absoluto: es dolor, un dolor real causado por una pérdida real. Es una pérdida en forma de grapas emocionales que, irónicamente, la mayoría de los niños ni siquiera se dan cuenta -o no pueden señalar- que han perdido.

Piénsalo. La autogestión digital que requieren los adolescentes de hoy en día es absolutamente alucinante. No son sólo niños que avanzan a trompicones por la adolescencia hacia la edad adulta, sino que se han convertido en virtuales hilanderos de platos. Estos hilanderos de platos deben: editar fotos, responder rápidamente (ya sea por costumbre o por presión), publicar y reírse más que los demás, hacer un inventario de los amigos, recoger likes y seguidores, y calcular el riesgo social de varias interacciones con los compañeros. La lista sigue y sigue… y sigue.

Lee más  Actividades para desarrollar la empatia en adolescentes

Límites propios

El concepto de Educación para la Seguridad Personal trabaja para permitir a cada niño el derecho a sentirse seguro todo el tiempo, utilizando una metodología que promueve la seguridad de uno mismo contra el abuso. El programa es una extensión de las normas de seguridad que enseñamos a nuestros hijos, es decir, no juegues con fuego, mira a ambos lados antes y al cruzar la calle, etc. Además de capacitar a los niños para que participen en su propia protección, refuerza la capacidad de los responsables morales, sociales y profesionales de la protección de los niños, es decir, el Estado, los padres, los educadores y la comunidad en general.

El hecho de que el contacto o la atención sean “seguros” o “inseguros” o “confusos” viene determinado por cómo lo experimenta el receptor, NO por las intenciones de la persona que presta la atención o realiza el contacto. El adulto puede tener la intención de que el toque/la atención transmita un determinado tipo de mensaje (apoyo, afecto, etc.), pero el mensaje depende totalmente de cómo el receptor perciba el toque/la atención, y los adultos no tienen ningún control sobre esto. Las intenciones del adulto son irrelevantes.

Ejemplos de límites personales

Puede mantener un perfil bajo, pero es importante hablar de las situaciones que sabe que pueden incomodar a su hijo. Pregúntele a su hijo si se ha sentido extraño, “fuera de lugar” o incómodo, y que describa cómo se sintió.

Pensar en estas situaciones incómodas ahora puede ayudar a mantener a su hijo seguro más adelante. Si su hijo parece temeroso o empieza a ponerse ansioso mientras usted habla, retroceda un poco. Esto es mucho para que los niños lo asimilen o lo expresen. Desglosa los sentimientos actuales de tu hijo y habla de ellos. Luego, más adelante, puedes volver a hablar de la situación incómoda.

Lee más  Como se llama la enfermedad de comerse las uñas

Una forma de explicar a quién hay que tener cuidado es hablar de “gente tramposa”. Cuando tu hijo sea pequeño, dile: “La mayoría de la gente es bastante buena. Pero algunas personas tienen problemas y no son tan buenas. Mi trabajo es protegerte de ellas”.

A medida que los niños crecen, sin embargo, empieza a mencionar que ellos también son responsables de su seguridad. Y si alguna vez sienten que alguien, conozcan o no a la persona, es problemático, pueden acudir a ti para hablar de ello.

Autocuidado y límites saludables

Cuando piensas en las habilidades para la vida que los jóvenes adquieren como parte del Programa de Desarrollo Juvenil 4-H, puede que no pienses automáticamente en la seguridad personal, sin embargo, es una de las habilidades más básicas para la vida y a menudo puede ser difícil de dominar para los jóvenes.

¡Ponte el cinturón de seguridad!    ¡Recibe un abrazo para consolar tu tristeza!    ¡Llama al 911 en caso de emergencia! ¡Habla con un amigo que te dé consejos positivos y constructivos!    Según la Extensión de la Universidad Estatal de Michigan, cuando piensas en las habilidades para la vida que los jóvenes adquieren como parte del Programa de Desarrollo Juvenil 4-H, puede que no pienses automáticamente en la seguridad personal. Una de las habilidades vitales más básicas es la seguridad personal, y a menudo puede ser difícil de dominar para los jóvenes cuando llegan a la edad adulta.

Como adultos, ¿cómo podemos enseñar a los niños esta habilidad? En el programa de Desarrollo Juvenil 4-H, nos gusta pensar en la seguridad personal como una habilidad que se puede trabajar.    En otras palabras, la seguridad personal puede practicarse y los jóvenes pueden adquirir importantes habilidades que les ayuden a aprender a trabajar con las tensiones positivas y negativas. Esto puede ocurrir mientras toman decisiones sobre su seguridad personal que inevitablemente encontrarán a medida que maduren y crezcan. Revise el Modelo de Aptitudes para la Vida de la Universidad Estatal de Iowa para obtener información sobre otras aptitudes para la vida que el programa 4-H tiene como objetivo.

Lee más  Cuales son las emociones