Ejercicios para la angustia

Ejercicio de respiración para dormir

Las técnicas de respiración se utilizan a menudo para ayudar a las personas a relajarse o a afrontar el estrés. Pueden ser importantes porque las personas que sufren ataques de ansiedad tienden a respirar de forma rápida y superficial desde el pecho. Este patrón puede alterar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono que normalmente se mantienen en equilibrio cuando las personas respiran.

Durante un ataque de pánico, la respiración rápida puede provocar un ritmo cardíaco más rápido, mareos, tensión muscular y otros síntomas. Estos síntomas pueden, a su vez, contribuir a aumentar la ansiedad. Esta respiración torácica (del pecho) difiere de las respiraciones profundas y uniformes que se observan en la respiración diafragmática, un patrón abdominal que se produce cuando las personas están relajadas o duermen.

Hay una forma sencilla de saber si su propia respiración es un patrón torácico (o superficial) o un patrón diafragmático (o abdominal). Coloca una mano en la parte superior del abdomen, cerca de la cintura, y la otra en el centro del pecho.  Fíjate en qué mano se eleva más al respirar. Si estás respirando correctamente, la mano que está en el abdomen debería subir y bajar con cada respiración. Esto es la respiración diafragmática, o cuando el abdomen se expande.

Ejercicios para la ansiedad pdf

Todos nos enfrentamos a situaciones estresantes a lo largo de nuestra vida, desde pequeñas molestias como los atascos hasta preocupaciones más serias, como la grave enfermedad de un ser querido. Sea cual sea la causa, el estrés inunda el cuerpo de hormonas. El corazón late con fuerza, la respiración se acelera y los músculos se tensan.

Lee más  ¿Que falta en el cerebro cuando hay ansiedad?

Esta llamada “respuesta al estrés” es una reacción normal a las situaciones amenazantes, perfeccionada en nuestra prehistoria para ayudarnos a sobrevivir a amenazas como el ataque de un animal o una inundación. Hoy en día, rara vez nos enfrentamos a estos peligros físicos, pero las situaciones desafiantes de la vida cotidiana pueden desencadenar la respuesta al estrés. No podemos evitar todas las fuentes de estrés en nuestras vidas, ni queremos hacerlo. Pero podemos desarrollar formas más saludables de responder a ellas.

1. Centrarse en la respiración.  En esta sencilla y poderosa técnica, se realizan respiraciones largas, lentas y profundas (también conocidas como respiración abdominal). Al respirar, se desconecta suavemente la mente de los pensamientos y las sensaciones que la distraen. La concentración en la respiración puede ser especialmente útil para las personas con trastornos alimentarios, ya que les ayuda a centrarse en su cuerpo de forma más positiva. Sin embargo, esta técnica puede no ser adecuada para quienes tienen problemas de salud que dificultan la respiración, como las dolencias respiratorias o la insuficiencia cardíaca.

Ejercicios para los ataques de ansiedad

¿Alguna vez se ha encontrado rumiando sin cesar algo de su pasado o de su futuro, lo que le lleva a sentirse tenso, nervioso, aprensivo o estresado? Si es así, es posible que haya experimentado ansiedad.

La ansiedad es una parte normal de la vida. Es el sistema de alarma de nuestro cerebro que nos ayuda a identificar las cosas de nuestro entorno que creemos que pueden suponer un riesgo para nuestra salud y bienestar. La aparición de una enfermedad aguda o crónica, por ejemplo, puede desencadenar nuestra ansiedad, haciéndonos sentir inseguros y temerosos. Esta preocupación perpetua puede afectar a nuestra forma de sentir, de pensar y de comportarnos.

Lee más  Tecnicas para ser asertivo

La mente puede empezar a divagar durante el proceso. Si surgen distracciones (pensamientos sobre la cena de esta noche o esos correos electrónicos del trabajo sin leer), simplemente observa la intrusión y déjala pasar. Vuelve a centrar tu atención en el ejercicio y continúa con él.

La respiración cuadrada ayuda a regular la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en nuestro cuerpo, que a menudo puede estar desequilibrada cuando hay ansiedad. La respiración cuadrada consiste en inspirar, retener la respiración, exhalar y retenerla de nuevo, todo ello durante cuatro cuentas cada una.

Ejercicios para calmar la ansiedad

Encontrar una sensación de paz y calma en nuestro día a día puede ser difícil. Las técnicas de relajación pueden ayudar a relajar la mente y el cuerpo y también a controlar algunos de los síntomas de la ansiedad y la depresión. Hay muchos tipos de relajación, como los ejercicios de respiración, la relajación muscular progresiva, la visualización, la meditación, la atención plena y las actividades físicas suaves como el yoga y el Tai Chi. Y la buena noticia es que muchas de estas técnicas pueden practicarse casi en cualquier lugar y con un coste mínimo o nulo.    Aprender a relajarse puede llevar un poco de práctica, pero cuanto más se practique, más útil será la técnica de relajación. A continuación encontrará algunos archivos MP3 descargables que le ayudarán a empezar. Puedes guardarlos en tu teléfono u ordenador para utilizarlos en cualquier momento.