Frases de empatia y asertividad

Ejemplos de frases asertivas

Si crees que los demás navegan por la vida sin la agonía del dolor y la enfermedad, la tragedia de la ruptura del corazón o la soledad, te equivocas. Esto es sólo una condición de la vida. Cuando los tiempos son buenos, el conflicto no aparece. Suele surgir en los momentos difíciles, cuando nuestras necesidades no se ven satisfechas de alguna manera.

Sé lo duro que es eso. Hay tantas formas en las que nuestra ira, humillación, dolor y exasperación pueden impedirnos perdonar a la otra persona. Por eso dejamos de verlos como personas con necesidades y empezamos a verlos como el enemigo. Es posible que necesites un tiempo para lidiar con tus propias emociones antes de dar ese paso.

“Te he escuchado y veo que estás dolido por lo ocurrido. Yo también me he sentido enfadado y dolido porque he interpretado que lo ocurrido significa que ya no quieres una relación conmigo. Quiero que arreglemos nuestra relación y sigamos adelante, por lo que quiero encontrar una solución a esto con la que ambos estemos contentos.”

Nada de esto se puede fingir. Si tus acciones no se corresponden con tus palabras y está claro que no estás escuchando o asimilando lo que la otra persona está diciendo, esto puede socavar seriamente cualquier conversación constructiva que pretenda resolver el conflicto.

Significado del lenguaje asertivo

Además de la consideración propia, considerar a los demás, ponerse en el lugar de otra persona, lo que se denomina empatía, le ayudará a mejorar sus habilidades interpersonales que, a su vez, le ayudarán a influir y persuadir a los demás. El comportamiento asertivo, agresivo y pasivo nos ayudará a entender cómo equilibramos estas consideraciones Imagina que, mientras estás en el trabajo, recibes una llamada del hospital diciendo que tu amigo ha sufrido un accidente. Tienes que ir allí lo antes posible. Así que le pides a tu jefe que te conceda un permiso para atender a tu amigo, pero éste se niega diciendo: “El plazo del proyecto es importante y no es posible concederte un permiso”. En esta situación, responderás de tres maneras diferentes

Lee más  Tecnicas de respiracion para la ansiedad

Te pelearás con tu jefe diciendo: “No tienes emociones humanas y no entiendes mi situación. No estás capacitado para ser un líder porque no entiendes los problemas de tu equipo. Tanto si concedes como si no, me voy a ir ahora porque mi amigo es más importante que los plazos del proyecto en este momento”. El comportamiento agresivo es: “Yo tengo razón, tú estás equivocado”.

Frases asertivas para el trabajo

Mostrar empatía y ser asertivo parecen estar en conflicto. Mucha gente percibe que no se pueden hacer las dos cosas y que, por tanto, hay que encontrar un equilibrio entre ambas para ser un negociador eficaz.

La empatía, en este caso, no significa sentir lástima por alguien. Significa comprender plenamente la posición de la otra parte. Esto es esencial. Así que estas son las malas noticias: ¡nunca serás un buen negociador hasta que seas un excelente oyente!

1. Reconocer las emociones y utilizar frases como: “Eso debe haber sido muy traumático para usted”. Siga preguntando hasta que hayan hablado de todas las emociones. Sólo cuando hayas hecho esto, tu interlocutor estará dispuesto a escucharte.

2. Hacer buenas preguntas abiertas. Se trata de preguntas que no pueden limitarse a obtener una respuesta de sí o no. Desarrolle un repertorio de buenas preguntas con el tiempo, por ejemplo: “Ayúdeme a entender ….”, “Esa es una buena opción, ¿qué otras hay?”, etc. Pronto reconocerás cuando has hecho una buena pregunta, así que presta atención a las pistas del lenguaje corporal. Es posible que el oyente se recueste, frunza el ceño y mire hacia el techo para acceder a algo en lo que nunca había pensado. Es entonces cuando se llega a la materia de la que están hechos los tratos.

Lee más  ¿Qué es más fuerte la fluoxetina o la sertralina?

Ejemplos de lenguaje asertivo

En el libro Never Split the Difference: Negotiating as If Your Life Depended on It™, llamamos a este tipo de empatía Tactical Empathy™. De forma muy sencilla, la Empatía Táctica es el proceso de influir consciente e intencionadamente en las emociones de tu contraparte para llegar a acuerdos. Es la forma de dar a tu familia una vida mejor.

A fin de cuentas, todos queremos que nos comprendan. Utilizando la Empatía Táctica, demuestras que reconoces la perspectiva de la otra parte y puedes articularla de forma estratégica, incluso proactiva, ¡incluso cuando no te gusta su perspectiva!

Con la empatía táctica, no buscas un sí. Lo que buscas es un “está bien”, las dos palabras mágicas que te permiten superar cualquier impasse, o incluso evitarlo por completo. Cuando comprendes a alguien de forma tan completa -y esa persona sabe que la entiendes- y resumes sus pensamientos por completo, no tiene más remedio que responder con un así es.

Estás verbalizando las ideas en la cabeza de tu contraparte con tanta precisión que es como si estuvieras leyendo su mente. (Bendíceme, Padre, porque he pecado me ha sacado de muchos apuros. Más sobre esto en un momento).