La ansiedad te puede volver loco

Cómo se siente la ansiedad

Inicio>Paranoia>Cómo ayudarse a sí mismo a superar el miedo a volverse locoCómo ayudarse a sí mismo a superar el miedo a volverse locoActualizado el 31 de enero de 2022Si bien la frase “volverse loco” no es el mejor término ni el más adecuado (se usa en exceso, tiene muchos significados diferentes y no es precisa para describir las preocupaciones sobre la salud mental), las preocupaciones sobre la salud mental y los sentimientos de que las cosas en la vida están fuera de control pueden ser muy reales. Existen estrategias y ayudas eficaces para que pueda gestionar sus preocupaciones y sentirse mejor.

¿Te has encontrado tan abrumado que te preguntas: “¿Está bien mi salud mental?”. Cuando te enfrentas a niveles crecientes de preocupación, estrés o te sientes abrumado, los temores sobre tu salud mental pueden llegar a ser muy reales y angustiosos. A veces, la diferencia entre los problemas emocionales y la enfermedad mental no está muy clara. Por ejemplo, si suele sentirse ansioso por los próximos plazos, ¿significa que tiene un trastorno de ansiedad? O si te sientes deprimido o de mal humor por las exigencias abrumadoras, ¿significa que estás deprimido? Estas pueden ser respuestas típicas o esperadas ante los obstáculos. Una persona puede experimentar problemas de salud mental y no ser diagnosticada con una enfermedad mental.

Síntomas de ansiedad

Todos hemos sentido ansiedad -el nerviosismo antes de una cita, un examen, una competición, una presentación-, pero ¿qué es exactamente? La ansiedad es la forma que tiene nuestro cuerpo de prepararse para afrontar un reto. Nuestro corazón bombea más sangre y oxígeno para que estemos preparados para la acción. Estamos alerta y realizamos las tareas físicas y emocionales con mayor eficacia. (Véase también Ansiedad ante los exámenes para obtener consejos sobre cómo afrontarlos).

Lee más  Como llevar una relacion sana

Es normal sentirse ansioso cuando nuestra seguridad, salud o felicidad se ven amenazadas; sin embargo, a veces la ansiedad puede llegar a ser abrumadora y perturbadora e incluso puede ocurrir sin ninguna razón identificable. Los ataques excesivos y duraderos de preocupación pueden reflejar un trastorno de ansiedad.

Cualquier persona puede experimentar estos síntomas en momentos de estrés. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad pueden experimentarlos en ausencia de estrés, con síntomas más graves y/o con la aparición de varios síntomas juntos.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) se caracteriza por una preocupación y tensión crónicas y exageradas, mucho más que la ansiedad típica que la mayoría de la gente experimenta en su vida diaria. Las personas pueden presentar temblores, espasmos, tensión muscular, náuseas, irritabilidad, falta de concentración, depresión, fatiga, dolores de cabeza, mareos, falta de aire o sofocos.

¿Me estoy volviendo loco?

por Thomas A. Richards, doctor en psicologíaUn ataque de pánico es una experiencia horrible y aterradora, pero no es en ningún sentido “peligrosa”. El trastorno de pánico es en realidad una reacción corporal natural que se produce FUERA DE CONTEXTO.

Por ejemplo, cuando sentimos que nuestra supervivencia está de alguna manera amenazada, todos los mamíferos tienen una respuesta instintiva de luchar o huir. Esta respuesta produce una oleada repentina de adrenalina, acompañada de fuertes sentimientos de ansiedad y pánico, y un impulso muy intenso de huir o escapar de la situación o circunstancia temida.

El flujo de adrenalina y el consiguiente flujo sanguíneo adicional aumentan la fuerza y la conciencia del peligro. Esta “conciencia” adicional del peligro percibido puede provocar todo tipo de sensaciones, como mareos, náuseas, hiperventilación, palpitaciones, confusión, falta de control, irrealidad, aturdimiento, temblores y sudoración de las palmas de las manos, entre otras.

Lee más  Alterar la forma de una cosa

Durante un ataque de pánico, tu cuerpo pasa por los mismos procesos físicos que si estuvieras en peligro real. La DIFERENCIA, por supuesto, es que aunque usted siente que está en peligro, realmente NO LO ESTÁ. El hecho de que sufra ataques de pánico -sin saber por qué- sólo hace que la situación sea mucho más aterradora.

Síntomas físicos de la ansiedad

La dementofobia es un tipo de fobia que implica el miedo a la locura o a la demencia. Las personas que tienen este miedo temen volverse locas o perder el contacto con la realidad. El miedo puede desencadenarse por un historial familiar de enfermedad mental o por períodos de estrés grave.

La enfermedad mental se ha asociado durante mucho tiempo con el confinamiento, los tratamientos dolorosos y el estigma social. En varios momentos de la historia, se creía que los enfermos mentales estaban poseídos por espíritus malignos.

Algunos síntomas de las enfermedades mentales pueden provocar tics, arrebatos vocales y comportamientos socialmente inapropiados. Aunque la estigmatización no es tan común como antes, existe. Se puede temer perder a los amigos y a la familia o ser avergonzado delante de extraños debido a la enfermedad mental.

La despersonalización y la desrealización son cambios subjetivos en la percepción. Son muy comunes durante los ataques de pánico y los momentos de estrés intenso, pero pueden crear una sensación de desconexión con el cuerpo y con el mundo en general.  Esto puede llevar a la sensación de que uno se está volviendo loco, creando un ciclo que se refuerza a sí mismo.