Miedo a la gente

Miedo a lo que los demás piensen de mí

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Trastorno de ansiedad social

La antropofobia es un miedo irracional a las personas (o a la sociedad). Este trastorno provoca en la persona una gran ansiedad cuando está en presencia de otra persona, independientemente de la situación. Esta fobia puede repercutir significativamente en sus actividades cotidianas, como hacer la compra o ir al trabajo.

Tener un miedo irracional a la gente es diferente a sentirse incómodo en situaciones sociales. La antropofobia puede provocar ansiedad tanto si está rodeado de un grupo de personas como de una sola. Este trastorno también hace que te preocupe mucho ofender a los demás y no sentirte digno.

Lee más  Que es la verguenza

La antropofobia no es un trastorno mental oficial incluido en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5). Sin embargo, la afección provoca síntomas de ansiedad graves similares a los de otros trastornos de ansiedad.

No hay una causa exacta para la antropofobia. Sin embargo, el miedo irracional a las personas puede desarrollarse después de un trauma, tanto si lo ha sufrido usted mismo como si ha oído hablar de la experiencia traumática de otra persona.

Cómo vencer el miedo

La antropofobia, o el miedo a las personas, es una fobia comúnmente mal entendida. A menudo se asemeja a la fobia social, pero no es precisamente el mismo miedo. Dependiendo de la gravedad, la antropofobia puede provocar una reacción fóbica incluso en compañía de una sola persona.

La fobia social es un diagnóstico que abarca una amplia gama de temores sociales. Algunas personas sólo temen situaciones específicas, como hablar en público o comer delante de la gente. Otras tienen miedo a prácticamente todas las situaciones sociales. Sin embargo, en la fobia social, el foco del miedo es la situación social en la que el individuo se expone al posible escrutinio de los demás.

En la antropofobia, el miedo es literalmente a otras personas, independientemente de la situación en la que se encuentren. Los familiares conocidos por ser amables y cariñosos son percibidos como el mismo nivel de amenaza que los extraños en un autobús abarrotado.

Mientras que los que padecen fobia social suelen sentir algo menos de miedo en situaciones que les hacen sentir anónimos, los que padecen antropofobia pueden sentirse igualmente incómodos tanto si están en el escenario como en la última fila de un teatro abarrotado.

Lee más  ¿Que hay detrás de una persona agresiva?

Miedo extremo a ser juzgado

Al igual que la ansiedad social, la antropofobia es el miedo o fobia a las personas. Sin embargo, no es lo mismo que la ansiedad social, que es más bien un malestar en reuniones sociales o grupos. Los síntomas de la antropofobia también pueden manifestarse cuando el individuo está con una sola persona. En algunos casos, el miedo a la interacción personal con otras personas puede llegar a ser tan abrumador que el individuo se mostrará reacio a salir de su casa y, en su lugar, se aislará, comunicándose con el mundo exterior a través de la comunicación escrita, como el correo electrónico, los SMS, etc.

El trastorno de ansiedad social aparece en la infancia en la mayoría de los casos. El 50% de los pacientes que padecen este trastorno lo han desarrollado antes de los 11 años, y el 80% de los afectados se han manifestado antes de los 20 años. La ansiedad social de inicio temprano puede aumentar la probabilidad de depresión, abuso de sustancias y luchas psíquicas como la antropofobia.

La antropofobia se consideraba una afección comparativamente rara porque las estadísticas de prevalencia se tomaban sólo de casos de clínicas psiquiátricas. En contra de esa creencia, más tarde se confirmó que la ansiedad social estaba muy extendida; simplemente no se informaba de los pacientes, lo que confirmaba el escaso reconocimiento del problema.