Porque mi esposo me humilla

El marido enfadado grita a su mujer y no aprecia todo lo que hace

Nunca es fácil definir lo que constituye una relación abusiva y para algunos, las señales de que su relación es abusiva pueden ser difíciles de detectar. La definición gubernamental de maltrato es:

“Cualquier incidente o patrón de incidentes de comportamiento controlador, coercitivo o amenazante, violencia o abuso entre personas de 16 años o más que son o han sido parejas íntimas o miembros de la familia, independientemente del género o la sexualidad. Esto puede abarcar, pero no está limitado a, los siguientes tipos de abuso: psicológico, físico, sexual, financiero o emocional.

Comportamiento de control es: una serie de actos destinados a convertir a una persona en subordinada y/o dependiente, aislándola de las fuentes de apoyo, explotando sus recursos y capacidades en beneficio propio, privándola de los medios necesarios para la independencia, la resistencia y la evasión y regulando su comportamiento cotidiano. El comportamiento coercitivo es: un acto o un patrón de actos de agresión, amenazas, humillación e intimidación u otros abusos que se utilizan para dañar, castigar o atemorizar a su víctima.

The Oprah Winfrey Show – La otra mujer

Si estás casado, has pasado por eso. Tu cónyuge ha dicho o hecho algo que te ha herido. Puede ser algo pequeño, o puede ser una traición mayor. En cualquier caso, tu orgullo te pide a gritos que te vengues. Si no devuelves el golpe inmediatamente, al menos querrás guardar esta “carta de culpabilidad” en el bolsillo para sacarla más adelante: “Ah, sí, bueno, ¿y la vez que ….”

Lee más  Emociones de enojo ejemplos

Cuando nos han ofendido, lo último que queremos hacer es dejarlo pasar. Y sin embargo, si nuestro deseo es tener un matrimonio sano y duradero, eso es exactamente lo que tenemos que hacer. **Aquí tienes siete sugerencias para tener en cuenta cuando tu cónyuge te decepciona:*8

Si necesitas hablar con tu cónyuge sobre algo, no lo acorrales y te lances de forma inesperada. Eso es una receta para la hostilidad. En su lugar, acuerden juntos un momento para discutir el asunto. Así cada uno tendrá la oportunidad de reflexionar por adelantado, lo que dará lugar a una discusión más productiva que si uno de los miembros de la pareja se limita a arremeter contra el desprevenido “infractor”.

Esta jueza de Factor X se cargó su carrera en directo

Actualmente estoy en esta situación, pero él no es mi marido y no tenemos hijos juntos. Mi hija de una relación anterior se ha acostumbrado a este narcisista del que me enamoré. No tengo a nadie que me apoye, mi familia ya no me quiere y he cortado todos los lazos con mis ex amigos. Siento que tengo que estar aquí de alguna manera o tal vez sólo estoy confundido. Pero quiero salir de esto. Es que mi hija se va a enojar conmigo tor tomar al hombre que se acercó a ser una figura paterna para ella. Por favor, ayuda.

Con todo el “progreso” social que como especie deberíamos cosechar y del que deberíamos beneficiarnos a estas alturas y todos los estudios académicos realizados sobre el abuso doméstico, me asusta y entristece profundamente que siga siendo tan frecuente, en todas las razas, ingresos y niveles de educación. Por favor, no propongan la religión como respuesta. Muchas de nosotras llevamos nuestras almas maltratadas a pastores, imanes, rabinos, etc. y fuimos amonestadas de nuevo por nuestros maltratadores. La sociedad debe dejar de excusar a los maltratadores, y los padres deben dejar de formarlos encubriendo su comportamiento. A un gerente de contratación le debe importar que en una verificación de antecedentes ese candidato a vendedor estelar haya sido citado por abuso doméstico. Todo el mundo mira hacia otro lado, mientras los debilitados y golpeados se miran dolorosamente unos a otros en busca de consuelo y apoyo. ¡Estoy llorando y rabiando mientras escribo esto!

Lee más  ¿Cuánto demora en hacer efecto la pregabalina para la ansiedad?

C

Mi marido me menosprecia a menudo delante de mi familia y mis amigos. Sin embargo, en privado, y delante de su familia y amigos, es encantador. Es un muy buen marido, cariñoso, amable y generoso. Nos llevamos muy bien, pero siempre que estamos con mi familia y amigos se vuelve brusco, me grita y es grosero conmigo. Se lo he comentado tranquilamente en varias ocasiones, pero dice que no tiene ni idea de lo que estoy hablando. De hecho, se pone de mal humor y se va.

Cada vez que discutimos se presenta como la víctima y le cuesta disculparse. Siempre ha sido tímido en público, por lo que he sido bastante indulgente -es mi culpa, ya que sé que debería haber cortado de raíz desde el principio-, pero odio montar una escena en público y odio hacer que otras personas se sientan avergonzadas. También reconozco que evito la confrontación, especialmente en este tipo de situaciones. Por ejemplo, si es grosero conmigo, me acobardo por la vergüenza y espero que nadie se dé cuenta, en lugar de enfrentarme a él directamente y decirle “por favor, no me hables así” en el momento crucial.