Que es el trastorno del sueño

Apnea obstructiva del sueño

Los trastornos del sueño son enfermedades que afectan a la calidad y la duración del sueño. La privación del sueño que provocan puede tener un gran impacto en su funcionamiento diurno, su calidad de vida y su salud en general.

Existen muchos tipos de trastornos del sueño, y conocer los síntomas de cada uno de ellos puede ayudarles a usted y a su proveedor de atención médica a averiguar qué es lo que le hace estar cansado todo el tiempo y, lo que es más importante, qué hacer al respecto.

El insomnio es el trastorno del sueño más común, ya que alrededor del 10% de los adultos tienen un problema crónico con él y entre el 30% y el 40% lo padecen de vez en cuando. Hace que uno no pueda dormir lo suficiente para sentirse descansado y le deja bostezando todo el día.

El insomnio puede adoptar muchas formas. Algunas personas tienen problemas para conciliar el sueño, lo que se define como pasar más de 20 ó 30 minutos en la cama antes de dormitar. Otras se despiertan con frecuencia o se despiertan horas antes y no pueden volver a dormirse. Algunas personas tienen una combinación de diferentes tipos.

Los ronquidos pueden parecer inofensivos, aparte de mantener despierto a su compañero de cama. Sin embargo, usted ronca porque su garganta se cierra mientras duerme. Si es lo suficientemente grave como para cortar la respiración durante unos segundos, entonces se convierte en el primo más serio de los ronquidos: la apnea del sueño, que es una enfermedad crónica y potencialmente grave.

Trastornos del sueño y de la vigilia

El insomnio se produce cuando es difícil conciliar el sueño o permanecer dormido. A menudo, la causa es un malestar derivado de una enfermedad. Otras veces, puede ser el hecho de sentirse molesto, triste o estresado. En estos casos, lo que hay que hacer es eliminar la causa. Pero en otros casos, no hay una causa evidente. En este caso puede ser útil adoptar buenos hábitos de sueño. Si esto no es suficiente, hay tratamientos más complejos. Uno de ellos es la terapia cognitivo-conductual. Para ello se necesita un terapeuta experto. Los fármacos sedantes, en el mejor de los casos, sólo funcionan a corto plazo.

Lee más  Pérdida del sentido del gusto

Los ronquidos son un problema común. Afecta regularmente a un 40% de los hombres y a un 20% de las mujeres. Empeora con la edad y el aumento de peso. Alguien que ronca puede perturbar el sueño de su pareja. Esto puede provocar la angustia de ambos. Además, muchos roncadores habituales padecen también apnea obstructiva del sueño.

Esto significa perder la capacidad de respirar libremente. Ocurre una y otra vez mientras se duerme. Está causada por una garganta estrecha y flácida. La mayoría de las personas que tienen apnea del sueño también roncan. El periodo en el que el durmiente tiene problemas para respirar termina cuando se despierta. Este despertar suele ser muy breve y no se recuerda. Pero despertarse una y otra vez de este modo interrumpe el sueño y provoca un cansancio excesivo durante el día. Hay tratamientos que funcionan. Entre ellos están la pérdida de peso, la reducción del alcohol, los dispositivos dentales y la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP).

Problemas para conciliar el sueño

Los trastornos del sueño son enfermedades que afectan a la calidad y la duración del sueño. La falta de sueño que provocan puede tener un gran impacto en su funcionamiento diurno, su calidad de vida y su salud en general.

Hay muchos tipos de trastornos del sueño, y conocer los síntomas de cada uno de ellos puede ayudarles a usted y a su médico a averiguar qué es lo que le hace estar cansado todo el tiempo y, lo que es más importante, qué hacer al respecto.

El insomnio es el trastorno del sueño más común, ya que alrededor del 10% de los adultos tienen un problema crónico con él y entre el 30% y el 40% lo padecen de vez en cuando. Hace que uno no pueda dormir lo suficiente para sentirse descansado y le deja bostezando todo el día.

Lee más  ¿Qué dice la Biblia acerca de los malos pensamientos?

El insomnio puede adoptar muchas formas. Algunas personas tienen problemas para conciliar el sueño, lo que se define como pasar más de 20 ó 30 minutos en la cama antes de dormitar. Otras se despiertan con frecuencia o se despiertan horas antes y no pueden volver a dormirse. Algunas personas tienen una combinación de diferentes tipos.

Los ronquidos pueden parecer inofensivos, aparte de mantener despierto a su compañero de cama. Sin embargo, usted ronca porque su garganta se cierra mientras duerme. Si es lo suficientemente grave como para cortar la respiración durante unos segundos, entonces se convierte en el primo más serio de los ronquidos: la apnea del sueño, que es una enfermedad crónica y potencialmente grave.

Qué es el insomnio

Las dificultades relacionadas con el sueño afectan a muchas personas. A continuación se describen algunos de los principales trastornos del sueño. Si usted, o alguien que conoce, experimenta alguno de los siguientes problemas, es importante que reciba una evaluación por parte de un proveedor de atención médica o, si es necesario, de un proveedor especializado en medicina del sueño.

El insomnio se caracteriza por la incapacidad de iniciar o mantener el sueño. También puede adoptar la forma de despertares matutinos en los que el individuo se despierta varias horas antes y es incapaz de volver a dormir. La dificultad para iniciar o mantener el sueño puede manifestarse a menudo como una somnolencia diurna excesiva, que se traduce característicamente en un deterioro funcional a lo largo del día. Antes de llegar a un diagnóstico de insomnio primario, el médico descartará otras posibles causas, como otros trastornos del sueño, efectos secundarios de los medicamentos, abuso de sustancias, depresión u otra enfermedad no detectada previamente. El insomnio psicofisiológico crónico (o insomnio “aprendido” o “condicionado”) puede ser el resultado de un factor de estrés combinado con el miedo a no poder dormir. Los individuos con esta condición pueden dormir mejor cuando no están en sus propias camas. Los profesionales sanitarios pueden tratar el insomnio crónico con una combinación de uso de medicamentos sedantes-hipnóticos o antidepresivos sedantes, junto con técnicas conductuales para promover el sueño regular.