Que es frustración ejemplos

Sinónimo de frustración

La frustración y el enfado pueden parecer muy similares, y ciertas situaciones evocarán ambas emociones. Por ejemplo, si intentas resolver un crucigrama pero te quedas a medias, puedes sentirte frustrado y molesto: molesto contigo mismo o con los creadores del crucigrama. La diferencia entre ambas emociones es que la frustración siempre tiene que ver con un objetivo que se intenta alcanzar, un enfoque que no tiene la molestia. En cambio, el enfado siempre necesita un objeto: estás molesto con alguien o con algo. Así que, en una situación frustrante como la del ejemplo del rompecabezas, sólo sientes fastidio si atribuyes tu atasco a algo, es decir, a tus propias habilidades o a las de los creadores del rompecabezas. De lo contrario, sólo te sientes frustrado. Por otro lado, puedes sentirte molesto en una situación en la que no hay un objetivo que estés intentando alcanzar, pero no frustrado. Puedes sentirte molesto por un comentario fuera de tono de un amigo, pero lo más probable es que no te sientas frustrado.

Tanto la frustración como el enfado pueden producirse cuando algo se interpone en la consecución de tus objetivos. Por ejemplo, si intentas acostar a un niño y éste se niega y monta una gran escena, puedes sentirte tanto frustrado como enfadado. En esta situación, la frustración se evoca porque tu objetivo se está bloqueando (terminar el ritual de acostar al niño) y el enfado se evoca porque culpas a ese alguien (el niño por hacer una rabieta). Sin embargo, hay numerosas situaciones en las que hay alguien a quien culpar por algo malo que ocurre, sin que se bloquee un objetivo. Por ejemplo, cuando alguien te insulta o te pega. Del mismo modo, hay situaciones en las que se bloquea un objetivo, pero no hay nadie a quien culpar: por ejemplo, cuando no puedes convencer a tus compañeros de que adopten una de tus ideas. A veces, la frustración de las personas se convierte irracionalmente en ira, por ejemplo cuando culpan y castigan a los objetos por la incapacidad de alcanzar un objetivo, como cuando alguien golpea el monitor del ordenador cuando un programa no funciona bien.

Lee más  ¿Cómo quitar el nerviosismo la ansiedad y dormir bien?

Frustraciones en la vida

Ariana trabaja con ahínco en un dibujo y luego lo aparta en silencio cuando sólo está parcialmente terminado. Borra su nombre hasta que el papel empieza a rasgarse, entonces se levanta de la mesa y coge un libro para leer. Es madura socialmente y tiene habilidades lingüísticas avanzadas, pero cada vez se muestra más reticente a probar nuevas actividades.

Brian no se acerca al rincón de los libros y no muestra interés por ninguno de los materiales artísticos. Es un niño activo, social y atlético, pero parece evitar muchas de las actividades que les gustan a la mayoría de los niños de su edad.

Todos estos niños se enfrentan a la frustración, pero la expresan de diferentes maneras. La frustración es el sentimiento de tensión e infelicidad que se produce cuando no se puede hacer algo que se debería poder hacer o que se quiere hacer. Un adulto puede sentirse moderadamente frustrado, reconocerlo y decidir dejar temporalmente una tarea, buscar ayuda para realizarla o intentar otro enfoque. Estas son buenas estrategias para los niños, pero primero deben aprender a reconocer y aceptar la frustración. Para entender lo que la causa, también deben desarrollar el suficiente control de los impulsos para evitar una respuesta inmediata intensa.

Cómo afrontar la frustración

La frustración puede ser difícil de expresar con palabras: es una mezcla complicada de ira, decepción y molestia. Para la mayoría de los trabajadores sanitarios, los niveles de frustración son especialmente altos en estos momentos, ya que muchos se enfrentan a la escasez de EPI, a un apoyo mínimo en el lugar de trabajo y a un público aparentemente descuidado. La ira y la frustración no siempre son emociones productivas, y aunque no podemos controlar necesariamente que las sintamos, sí podemos controlar cómo reaccionamos ante ellas. Si necesitas liberar parte de tu energía negativa reprimida, aquí tienes algunas formas saludables de hacerlo:

Lee más  ¿Por qué duele la parte de atrás de la cabeza?

[iii] Lee, M.S., Lee, J., Park, B.J., & Miyazaki, Y. (2015). La interacción con las plantas de interior puede reducir el estrés psicológico y fisiológico mediante la supresión de la actividad del sistema nervioso autónomo en adultos jóvenes: un estudio cruzado aleatorio. Revista de antropología fisiológica, 34(1). DOI: 10.1186/s40101-015-0060-8

Ejemplo de frustración en psicología

El estrés puede hacer que te sientas más reactivo emocionalmente ante acontecimientos que normalmente no te molestarían, y puede reducir tu tolerancia a la frustración. Los pequeños fracasos pueden parecer mucho peores (y mucho más frustrantes), y el estrés crónico puede hacer que sientas que no tienes el control de tu vida, lo que lleva a una mayor frustración e incluso a la depresión.

Nuestra capacidad para lidiar con la frustración se conoce como tolerancia a la frustración. Tener una alta tolerancia a la frustración indica que puedes afrontar los retos con éxito, mientras que una baja tolerancia significa que puedes sentirte angustiado ante pequeños inconvenientes.

Sentirse estresado, cansado o inseguro de sí mismo en una situación nueva puede reducir su tolerancia a la frustración, al igual que ciertas afecciones como el trastorno límite de la personalidad (TLP), el autismo y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Si tienes una baja tolerancia a la frustración, hay estrategias que puedes utilizar para mejorar tu forma de responder. Buscar tratamiento profesional también es una buena opción, sobre todo si padeces una enfermedad subyacente o tu baja tolerancia está provocando consecuencias negativas en tu vida.