¿Qué es la disnea y porque se produce?

No puede bostezar

La disnea puede ser consecuencia de enfermedades pulmonares, cardíacas, vasculares, neuromusculares y metabólicas. Dado que la disnea puede ser el resultado de varios trastornos médicos diferentes, puede ser difícil descubrir la(s) causa(s) exacta(s). Sin conocer la causa, puede ser muy difícil de tratar. Más información sobre la disnea.

Los médicos que tratan a los pacientes en el Centro de Disnea del Brigham and Women’s Hospital proporcionan una atención experta, colaborando con especialistas en medicina pulmonar y de cuidados críticos, cirugía torácica, medicina cardiovascular, neurología e imagen cardiovascular y torácica. Esta colaboración garantiza que los pacientes que experimentan falta de aire obtengan respuestas rápidas sobre la causa de sus síntomas y reciban un tratamiento específico.

La falta de aire es un síntoma normal durante el ejercicio intenso o el esfuerzo. Si se produce mientras el paciente está en reposo -o en situaciones inesperadas- puede ser un síntoma de una enfermedad grave. Si usted sufre disnea, también puede tener alguno de estos problemas de salud:

No puede respirar profundamente

La disnea es una dificultad o molestia para respirar. Puede tener una respiración dificultosa, dolorosa o superficial. Puede sentirse sin aliento o con falta de aire. La disnea puede producirse durante el reposo o con la actividad. La disnea puede durar poco tiempo o volverse crónica. La disnea suele ser un síntoma de una enfermedad o afección.

Su médico puede preguntarle cuándo empezó la disnea y qué estaba haciendo. Dígale con qué frecuencia tiene disnea y qué la empeora o mejora. Informe a su proveedor de atención médica sobre los medicamentos que toma. Describa cualquier otro síntoma, como el dolor o la fiebre. Su profesional sanitario le escuchará respirar y observará si la respiración es irregular. También puede necesitar lo siguiente:

Lee más  Consecuencias de decir mentiras

Puede necesitar tratamiento si sus síntomas le impiden realizar sus actividades diarias. Es posible que haya que tratar la enfermedad que le causa la disnea. También puede necesitar lo siguiente para mejorar sus síntomas:

Tiene derecho a ayudar a planificar sus cuidados. Conozca su estado de salud y cómo puede tratarse. Discutir las opciones de tratamiento con sus proveedores de atención médica para decidir qué atención desea recibir. Siempre tiene derecho a rechazar el tratamiento. La información anterior es sólo una ayuda educativa. No pretende ser un consejo médico para condiciones o tratamientos individuales. Hable con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para ver si es seguro y eficaz para usted.

Significado de disnea

La falta de aire (SOB), también conocida como disnea (BrE: dyspnoea), es una sensación de no poder respirar bien. La Sociedad Torácica Americana la define como “una experiencia subjetiva de molestia respiratoria que consiste en sensaciones cualitativamente distintas que varían en intensidad”, y recomienda evaluar la disnea mediante la valoración de la intensidad de las sensaciones distintas, el grado de angustia que conlleva y su carga o impacto en las actividades de la vida diaria. Las sensaciones distintivas incluyen el esfuerzo/trabajo, la opresión en el pecho y el hambre de aire (la sensación de no tener suficiente oxígeno)[1].

La disnea es un síntoma normal de los esfuerzos intensos, pero se convierte en patológica si se produce en situaciones inesperadas[2] o en esfuerzos ligeros. En el 85% de los casos se debe al asma, la neumonía, la isquemia cardíaca, la enfermedad pulmonar intersticial, la insuficiencia cardíaca congestiva, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o a causas psicógenas,[2][3] como el trastorno de pánico y la ansiedad.[4] El mejor tratamiento para aliviar la disnea[5] suele depender de la causa subyacente[6].

Lee más  ¿Cómo se siente el estrés en el cuello?

Ansiedad por falta de aire

Causas y evaluación de la disnea crónica Existe un artículo más reciente sobre la disnea crónica.Esta es una versión actualizada y corregida del artículo aparecido en la versión impresa.STEVEN A. WAHLS, MD, Oregon Health & Science University, Portland, OregonAm Fam Physician.  2012 Jul 15;86(2):173-180.

La disnea crónica se ha definido como la falta de aire que dura más de un mes.1 Una declaración de consenso de la Sociedad Torácica Americana define la disnea como una “experiencia subjetiva de malestar respiratorio que consiste en sensaciones cualitativamente distintas que varían en intensidad”.2 Cuando la falta de aire es mayor de lo esperado para un nivel de esfuerzo dado, se considera patológica y un síntoma de enfermedad.3 Ampliar

2008;178(9):913–920.6. Colegio Americano de Radiología. ACR Appropriateness Criteria. Disnea-suspensión de origen cardíaco. 2010. http://www.acr.org/~/media/ACR/Documents/AppCriteria/Diagnostic/DyspneaSuspectedCardiacOrigin.pdf. [actualizado] Consultado el 12 de julio de 2012.7. Sarkar S,

2006;33(3):643–657.8. Colegio Americano de Radiología. ACR Appropriateness Criteria. Chronic dyspnea-suspected pulmonary origin. 2012. http://www.acr.org/~/media/ACR/Documents/AppCriteria/Diagnostic/ChronicDyspneaSuspectedPulmonaryOrigin.pdf. [actualizado] Consultado el 12 de julio de 2012.9. Pratter MR,