Que es la mentira

La mentira

La mentira, que ha empezado a emitirse hoy en Amazon Prime Video, forma parte de la serie de películas “Welcome to the Blumhouse”, que es una colaboración entre Amazon Studios y Blumhouse Television. King interpreta a una chica de 15 años llamada Kayla que empuja accidentalmente a su amiga Brittany (Devery Jacobs) desde un puente a un río helado.

Al menos, eso es lo que Kayla le dice a su padre Jay (Peter Sarsgaard), que había estado conduciendo a Kayla y Brittany a una competición de baile y se detuvo a un lado de la carretera para que Brittany pudiera orinar en el bosque. No encuentran un cuerpo, pero se asume que Brittany está muerta. Ahora depende de la madre de Jay y Kayla, Rebecca (Mireille Enos), encubrir el asesinato y proteger a Kayla de ir a la cárcel. Pero cuando el padre de Brittany, Sam (Cas Anvar), un hombre con poco carácter que puede o no abusar de su hija, empieza a hacer preguntas, las cosas se complican.

¿La justificación de Kayla para mentir a sus padres sobre algo tan grande? Dice que iba a confesar, pero luego vio que todo este calvario unió a sus padres de una manera que no había visto antes del divorcio. “Sólo necesitaba tiempo para que se eligieran el uno al otro”, dice Kayla. Extraña trampa para padres, Kayla, pero ¡bien!

Mentir o mentir

Junto a la actual “Black Box”, el cuarteto de películas del paquete “Welcome to the Blumhouse” de Amazon también incluye un título de 2018 de la escritora y directora Veena Sud, un remake de la película alemana de 2015, “Wir Monster.” Esta versión está protagonizada por un Joey King de 15 años (de eso hace dos películas de “Kissing Booth”, por lo menos), puesto en medio de un drama psicológico que casi sucumbe a su ritmo glacial. Muy poco de esta película funciona, a pesar de cierta ambición al contar una historia basada únicamente en decisiones insondables.

Lee más  ¿Qué es el modelo cognitivo de Beck?

Mentir por omisión

Una mentira es una afirmación que se cree falsa, utilizada normalmente con el propósito de engañar a alguien[1][2][3][4] La práctica de comunicar mentiras se denomina mentir. A la persona que comunica una mentira se le puede denominar mentiroso. Las mentiras pueden cumplir una serie de funciones instrumentales, interpersonales o psicológicas para los individuos que las utilizan.

Aunque las personas de muchas culturas creen que el engaño puede detectarse observando comportamientos no verbales (por ejemplo, no establecer contacto visual, estar inquieto o tartamudear), las investigaciones indican que las personas sobrestiman tanto la importancia de esas señales como su capacidad para emitir juicios precisos sobre el engaño[5][6] En términos más generales, la capacidad de las personas para emitir juicios sobre la verdad se ve afectada por los prejuicios a la hora de aceptar la información entrante e interpretar los sentimientos como prueba de la verdad. La gente no siempre coteja las afirmaciones que recibe con su memoria[7].

Hannah Arendt habló de casos extraordinarios en los que se miente sistemáticamente a toda una sociedad. Dijo que las consecuencias de tales mentiras son “no que se crean las mentiras, sino que ya nadie cree nada”. Esto se debe a que las mentiras, por su propia naturaleza, tienen que ser cambiadas, y un gobierno mentiroso tiene que reescribir constantemente su propia historia. En el extremo receptor no sólo se obtiene una mentira -una mentira que podría continuar durante el resto de sus días- sino que se obtiene un gran número de mentiras, dependiendo de cómo sople el viento político”[36].

Lee más  Tecnica para hablar en publico

Lie verktyg

desde el siglo XIV. La práctica pasó desapercibida hasta alrededor de 1770; los intentos de corregirla han sido un elemento fijo de los libros de texto desde entonces. Generaciones de profesores y críticos han conseguido domar la mayor parte de los escritos literarios y eruditos, pero el laico intransitivo persiste en el habla familiar y es un poco más común en la prosa general de lo que se podría sospechar. Gran parte del problema reside en la confusa similitud de las partes principales de las dos palabras. Otra influencia puede ser la creencia popular de que lie es para las personas y lay para las cosas. Algunos comentaristas están dispuestos a abandonar la distinción, sugiriendo que la palabra laico está en alza socialmente. Pero si llega a ser respetable, es seguro que lo hará lentamente: mucha gente ha invertido esfuerzos en aprender a mantener la diferencia entre lie y lay. Recuerde que, aunque muchas personas utilicen la palabra “mentira” para referirse a ella, los demás le juzgarán desfavorablemente si lo hace.

La sentencia de la Corte de Apelaciones de la República Checa, de 19 de diciembre de 1979, establece que una acción de agresión sería procedente – Scott v. Bradford, 606 P.2d 554 (1979) – Los recursos por tergiversación… no proceden por declaraciones erróneas de opinión – W. L. Prosser y W. P. Keeton – Los recursos del Tribunal de Impuestos proceden del Tribunal de Circuito – D. Q. Posin