Que significa comerse las uñas

Dermatofagia

Se remonta a milenios atrás: se dice que el antiguo filósofo griego Cleanthes, por ejemplo, era adicto a morderse las uñas. En la era moderna, nadie tiene buenos datos sobre cuántos de nosotros compartimos la aflicción (técnicamente llamada onicofagia), pero estudios a pequeña escala indican que alrededor del 20% de los adultos se muerden con regularidad, lo que sugeriría que millones de estadounidenses lo hacen.

“Todo el mundo se pica y muerde en cierta medida”, dice Fred Penzel, un psicólogo que ayuda a los pacientes a lidiar con el hecho de morderse las uñas, arrancarse el pelo y otros trastornos repetitivos centrados en el cuerpo. “Cuando llega al punto de que la gente se hace daño a sí misma, es cuando lo tratamos como algo distinto a un comportamiento cotidiano”. Sin duda, esto se aplica a un número mucho menor de personas, pero sigue siendo, dice, un problema sorprendentemente común.

Sin embargo, aunque morderse las uñas en exceso está muy extendido, los psicólogos sólo han empezado a estudiarlo en las últimas décadas. De hecho, todavía están tratando de entender la cuestión básica con la que muchas personas con onicofagia pasan tanto tiempo luchando: dado que la parte racional de nuestro cerebro quiere dejar de hacerlo, ¿por qué seguimos mordiéndonos las uñas?

Cómo no morderse las uñas

“Los que se muerden las uñas son más propensos a desarrollar resfriados y gripe. Al fin y al cabo, las manos están repletas de bacterias, sobre todo debajo de las uñas. Si los dedos están siempre en la boca, las bacterias que tocan caen allí también. “

Lee más  Acciones que dañan el sentido del olfato

Aunque puede ocurrir sin ninguna condición psiquiátrica subyacente, también se asocia con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la ansiedad por separación, el trastorno de tics y otros problemas de salud mental.

Mientras tanto, hay que estar atento al enrojecimiento, dolor, hinchazón, descamación o cambios en la uña. Las picaduras, la decoloración y el crecimiento anormal pueden ser un signo de un problema médico. Si ocurre algo inusual, consulta a un médico.

Significado de morderse las uñas en psicología

Los investigadores preguntaron a las personas encuestadas en qué medida experimentaban emociones como el aburrimiento, la ira, la culpa, la irritabilidad y la ansiedad. A continuación, se les puso en situaciones que provocaran relajación, estrés, frustración y aburrimiento. Los responsables del estudio descubrieron que quienes se aburrían, frustraban o impacientaban con facilidad eran más propensos a realizar conductas repetitivas centradas en el cuerpo, como morderse las uñas o hurgarse la piel.

“Aunque estos comportamientos pueden inducir una angustia importante, también parecen satisfacer un impulso y ofrecer algún tipo de recompensa”, dijo el investigador principal, Kieron O’Connor, de la Universidad de Montreal, en un comunicado de prensa. “Creemos que los individuos con estos comportamientos repetitivos pueden ser perfeccionistas, lo que significa que son incapaces de relajarse y realizar la tarea a un ritmo ‘normal’.    Son propensos a la frustración, la impaciencia y la insatisfacción cuando no alcanzan sus objetivos. También experimentan mayores niveles de aburrimiento”.

“En mi propia práctica, solemos centrarnos en identificar las emociones subyacentes que impulsan el perfeccionismo, especialmente el miedo al fracaso, o hasta qué punto el sentido de la autoestima o la identidad de una persona está vinculado a su percepción de éxito o fracaso”, dice el Dr. Merai.

Lee más  ¿Por qué da ansiedad generalizada?

Personalidad de los que se muerden las uñas

Morderse las uñas, también conocido como onicofagia u onicofagia (o incluso erróneamente onicofagia), es un hábito oral compulsivo de morderse las uñas. A veces se describe como una actividad parafuncional, el uso habitual de la boca para una actividad distinta a la de hablar, comer o beber.

Morderse las uñas es muy común, especialmente entre los niños. Entre el 25 y el 30% de los niños se muerden las uñas. Las formas más patológicas de morderse las uñas se consideran un trastorno del control de los impulsos en el DSM-IV-R y se clasifican en los trastornos obsesivo-compulsivos y afines en el DSM-5. La CIE-10 clasifica esta práctica como “otros trastornos emocionales y del comportamiento especificados cuyo inicio suele producirse en la infancia y la adolescencia”[1]. Sin embargo, no todo el hábito de morderse las uñas es patológico, y la diferencia entre la obsesión perjudicial y el comportamiento normal no siempre está clara[2] La primera referencia al hábito de morderse las uñas como síntoma de ansiedad data de finales del siglo XVI en Francia[3].

Morderse las uñas suele provocar efectos nocivos en los dedos, como infecciones. Estas consecuencias se derivan directamente del daño físico que supone morderse o de que las manos se conviertan en un vector de infección. Además, también puede tener un impacto social, por ejemplo, el retraimiento social y evitar los apretones de manos[2].