¿Qué son las distorsiones cognitivas de Aarón Beck?

Introducción a la terapia cognitivo-conductual – Aaron Beck

Tras comenzar su investigación en un intento de examinar la teoría de Freud sobre la causa de la depresión, Beck continuó estudiando la depresión y el suicidio a lo largo de su carrera.    La razón de este enfoque continuo fue la prevalencia de la depresión en la sociedad:

La depresión es el trastorno psiquiátrico más común que se trata en la consulta y en las clínicas ambulatorias.    Algunas autoridades han estimado que al menos el 12% de la población adulta tendrá un episodio de depresión de suficiente gravedad clínica como para justificar el tratamiento. (pág. vii; Beck, 1967)

Beck describió una serie de distorsiones cognitivas comunes, como el pensamiento dicotómico, la personalización, la sobregeneralización y la catastrofización.    Piensa en situaciones de tu propia vida en las que hayas cometido estas distorsiones. ¿Qué tipo de problemas se derivan de estos errores cognitivos y con qué frecuencia los cometes?

Beck se refirió a la interacción constante entre el cliente y el terapeuta como empirismo colaborativo, y contrastó este enfoque tanto con el psicoanálisis como con la terapia centrada en el cliente.    Su intención era proporcionar al cliente una serie de experiencias de aprendizaje específicas que enseñaran al paciente las siguientes habilidades:

Reestructuración cognitiva en la TCC

Las distorsiones cognitivas son patrones de pensamiento que desarrollamos a lo largo del tiempo que son inexactos y que pueden contribuir negativamente a nuestra salud mental. El estudio de las distorsiones cognitivas fue la base de Aaron Beck, considerado uno de los padres fundadores del movimiento de la terapia cognitiva conductual (TCC).

Lee más  ¿Cuál es la cura para la ansiedad?

Beck comenzó a investigar nuestros patrones de pensamiento después de quedar insatisfecho con el uso del psicoanálisis para intentar tratar la depresión. Se centró en descubrir un conjunto común de pensamientos que solemos tener y que son inexactos o exagerados. Con el tiempo, estos pensamientos repercuten en nuestras emociones y conducen a problemas psicológicos. Una vez que se identificó un conjunto de pensamientos básicos inadaptados, Beck y otros en este campo comenzaron a crear diversas técnicas para desmantelar estos pensamientos y sustituirlos por otros más realistas.

La TCC se utiliza con frecuencia en el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Cuando se piensa en cada una de estas condiciones, nuestra mente pensante está en el centro de la condición. Tendemos a estar ansiosos por enfrentarnos a algún acontecimiento futuro, como hablar en público o emprender una nueva actividad. En nuestra mente, formamos pensamientos como “siempre estoy nervioso en tales situaciones”, o “no soy lo suficientemente bueno para hacer esta actividad”. Del mismo modo, la depresión suele tener su origen en algún pensamiento sobre el pasado. Pensamos “no me querían de pequeño”, o “no soy bueno en nada”.

La transición del Dr. Aaron Beck del psicoanálisis a lo cognitivo

Muy fuerte: Evidencia de alta calidad de que el tratamiento mejora los síntomas y los resultados funcionales en el post-tratamiento y en el seguimiento; poco riesgo de daño; requiere una cantidad razonable de recursos; eficaz en entornos no relacionados con la investigación

Nota importante: Los libros enumerados anteriormente se basan en tratamientos presenciales respaldados empíricamente. No han sido necesariamente evaluados empíricamente ni por sí mismos ni junto con el tratamiento en persona. Los enumeramos como un recurso para los clínicos que los asignan como complemento para llevar a cabo el tratamiento en persona.

Lee más  Alimentos para que baje la regla

Conferencia 5 TCC: Beck

La tríada cognitiva de Beck, también conocida como tríada negativa,[1][2] es una visión cognitivo-terapéutica de los tres elementos clave del sistema de creencias de una persona presente en la depresión. Fue propuesta por Aaron Beck en 1967[3]. La tríada forma parte de su teoría cognitiva de la depresión[4] y el concepto se utiliza como parte de la TCC, en particular en el enfoque del “Tratamiento de los pensamientos automáticos negativos” (TNAT) de Beck.

Desde una perspectiva cognitiva, los trastornos depresivos se caracterizan por la visión negativa y disfuncional que tienen las personas de sí mismas, de su experiencia vital (y del mundo en general) y de su futuro: la tríada cognitiva.

Las personas con depresión suelen verse a sí mismas como no queribles, indefensas, condenadas o deficientes. Tienden a atribuir sus experiencias desagradables a sus presuntos déficits físicos, mentales y/o morales[6] y tienden a sentirse excesivamente culpables, creyendo que no valen nada, que son culpables y que son rechazados por ellos mismos y por los demás. Es posible que les resulte muy difícil verse a sí mismos como personas que podrían tener éxito, ser aceptados o sentirse bien consigo mismos, y esto puede llevar al retraimiento y al aislamiento, lo que empeora aún más el estado de ánimo[7].