Sindrome de indefension aprendida

Optimismo aprendido

La indefensión aprendida es lo que los investigadores de ciencias sociales llaman cuando una persona es incapaz de encontrar soluciones a situaciones difíciles, incluso cuando la solución es accesible. Las personas que luchan contra la indefensión aprendida tienden a quejarse mucho, sintiéndose abrumadas e incapaces de marcar una diferencia positiva en sus circunstancias.

En 1967, Martin Seligman y su socio, Steven Maier, estaban investigando el comportamiento animal cuando descubrieron accidentalmente la teoría de la indefensión aprendida. Descubrieron que los perros que habían sido expuestos a una serie de descargas ineludibles dejaban de intentar escapar de las descargas eléctricas por completo.

Cuando Seligman y Maier probaron este experimento con seres humanos (sustituyendo las descargas por ruidos fuertes), descubrieron que las personas tenían una reacción similar. Los que no pudieron controlar el ruido en el primer experimento ni siquiera se molestaron en intentar controlarlo en los ensayos posteriores, a pesar de que el estímulo aversivo era ahora escapable.

Esta investigación condujo a una nueva comprensión del trauma. Las personas que experimentan repetidos abusos y otras situaciones aversivas acaban aprendiendo a sentirse indefensas si nada de lo que hacen lo cambia. Es como si interiorizaran que, dado que nada funcionó en esa situación, nada funcionará tampoco en situaciones similares. El trauma empieza a erosionar otros dos aspectos críticos del bienestar mental: la autoeficacia y el locus de control interno.

Experimento de choque con perros sobre la indefensión aprendida

La historia de cómo la psicología inculpó a las mujeres de sus propias agresiones comenzó, como tantas historias de la psicología, con unos animales atrapados. A finales de la década de 1960, el psicólogo Martin Seligman realizó una serie de experimentos de comportamiento con perros. Les dio descargas eléctricas al azar y observó sus respuestas.

Lee más  Como calmar un ataque de ansiedad

Después de encerrarlos en jaulas y someterlos a un dolor imprevisible e incontrolable, los perros acabaron renunciando a sus intentos de escapar, incluso cuando se abrieron las puertas de sus jaulas. En un caso ya clásico de reencuadre, Seligman acuñó el término “indefensión aprendida” para describir sus respuestas.

Esta nueva teoría era increíblemente atractiva. Localizaba el problema en las víctimas de la violencia y manipulaba sus percepciones basadas en la realidad de un entorno tóxico y amenazante para la vida.

La indefensión aprendida era una etiqueta tan socialmente aceptable para la victimización repetida que todavía se aplica regularmente a muchas víctimas de la violencia social, institucional e interpersonal. Esto incluye, sobre todo, a las mujeres sometidas a la violencia doméstica.

Indefensión aprendida svenska

Advice Home>Behavior>¿Cuál es la definición psicológica de “indefensión aprendida”? Joy YouellActualizado el 04 de febrero de 2021Revisado médicamente por: Audrey Kelly, LMFAlgunas personas se sienten indefensas. Indefensas en sus circunstancias, en su salud o incluso en su bienestar mental. La impotencia es un sentimiento de impotencia o de estar atrapado. La buena noticia es que no es una condición ineludible. La ilusión de sentirse atrapado puede romperse desarrollando una mejor comprensión de la condición y a través del tratamiento. Todas las personas tienen la capacidad de conducir su vida.

La indefensión aprendida es un estado mental en el que una persona se siente incapaz de no volver a vivir experiencias repetidamente dolorosas. Algo cambia en el estado mental de una persona que le hace percibir realmente una experiencia dolorosa como ineludible. Su regreso al escenario de estos momentos dolorosos no se siente como una elección y, por lo tanto, se siente impotente. Esta dinámica puede ocurrir a las personas en varias etapas de su vida y es una condición que puede superarse.

Lee más  ¿Cómo se siente una persona con depresión?

La indefensión aprendida a los cincuenta años: ideas de la neurociencia

El concepto de indefensión aprendida debería resonar con claridad para la mayoría de ustedes porque la evidencia de su existencia es tan fácil de ver en la mayoría de cualquier organización o entorno doméstico. La indefensión es cualquier condición en la que una salida o un cambio deseados son imposibles. Cuando hablamos de indefensión aprendida, nos referimos a un estado en el que una persona percibe (de forma incorrecta) que no hay oportunidades de escapar o medios por los que pueda efectuar un cambio.

La mayoría de ustedes probablemente han visto documentales de televisión o han leído historias sobre cómo los entrenadores de elefantes controlan a sus enormes animales salvajes en cautividad. Un elefante africano macho adulto puede medir 7 ½ metros de longitud y pesar 6 toneladas o más. Pero una cría de elefante es bastante manejable en cuanto a tamaño y fuerza, y se la puede sujetar fácilmente a un área pequeña con un extremo de una cadena sujeta a su pierna y el otro a un árbol de buen tamaño. El elefante aprende pronto que es imposible escapar. Sin embargo, esta condición ineludible se supera pronto. La pregunta es entonces: ¿por qué no se escapa el animal? Porque ha aprendido en exceso que el acto concreto de escapar de la sujeción es imposible. No sólo eso, sino que el animal se somete a la autoridad general de su amo porque su sumisión a la restricción se generaliza a otras áreas. Este inteligente animal aprende a una edad temprana que debe someterse a la voluntad de su amo. Es bastante sorprendente ver a estos gigantes mamuts siendo guiados por una cuerda insignificante o montados como un poni con esteroides. Pero esto sólo es posible gracias al condicionamiento que el animal experimentó al principio de su vida. En esencia, el elefante ha aprendido que está indefenso, que no puede escapar y que debe someterse a la voluntad de su amo.

Lee más  Para que sirve la tristeza