Tecnicas de autocontrol conductual

Ejemplos de autocontrol del comportamiento

El autocontrol del alumno es una herramienta eficaz para el cambio de conducta. El autocontrol tiene dos componentes, la medición y la evaluación (Loftin, Gibb y Skiba, 2005): Es decir, el alumno (1) mide y registra su propio comportamiento (medición), y luego (2) compara ese comportamiento registrado con un estándar predeterminado (evaluación). El autocontrol puede adoptar muchas formas. Por ejemplo, un alumno puede utilizar un formulario en papel para calificar sus habilidades de estudio al final de cada periodo de clase, mientras que otro alumno puede calificar verbalmente sus comportamientos sociales cuando se le acerca su profesor en momentos aleatorios a lo largo de la jornada escolar.

La autovigilancia se aprovecha de un principio conductual: el simple hecho de medir el propio comportamiento objetivo y compararlo con un estándar u objetivo externo puede dar lugar a mejoras duraderas de ese comportamiento. A veces se dice que la autovigilancia tiene efectos “reactivos” (Kazdin, 1989), porque los alumnos que miden y prestan mucha atención a determinados comportamientos suelen reaccionar a esta información de seguimiento cambiando esos comportamientos objetivo en la dirección deseada.

Autogestión en psicología

La segunda técnica de gestión para moldear el comportamiento aprendido en el lugar de trabajo es la autogestión del comportamiento (o BSM). La autogestión del comportamiento es el proceso de modificación del propio comportamiento mediante la gestión sistemática de las señales, los procesos cognitivos y las consecuencias contingentes.18

La autogestión del comportamiento es un enfoque del aprendizaje y del cambio de comportamiento que se basa en que el individuo tome la iniciativa para controlar el proceso de cambio. Aquí se hace hincapié en el “comportamiento” (porque nuestro objetivo es cambiar los comportamientos), no en las actitudes, los valores o la personalidad. Aunque es similar a la modificación de la conducta, el BSM difiere en un aspecto importante: hay un fuerte énfasis en los procesos cognitivos, lo que refleja la influencia de la teoría del aprendizaje social de Bandura.

Lee más  En que consiste la tristeza

En la base del BSM está la firme creencia de que los individuos son capaces de autocontrolarse; si quieren cambiar su comportamiento (ya sea llegar al trabajo a tiempo, dejar de fumar, perder peso, etc.), es posible a través de un proceso llamado autorregulación, como se muestra en la ilustración 4.10.19

Ejemplos de autocomportamiento

La autogestión del comportamiento es una herramienta que requiere que el estudiante desempeñe un papel en sus acciones y elecciones. Este post explicará cómo funciona este enfoque. Hay tres pasos para la autogestión del comportamiento…

El autocontrol implica que el alumno determine cuál es el problema en cuanto a su comportamiento. Por ejemplo, un profesor puede preguntar al alumno si ser disruptivo en clase es problemático para los demás alumnos. La mayoría de los estudiantes estarán de acuerdo con esto y, por lo tanto, esta forma de preguntar permite al estudiante identificar dónde está el problema en términos de sus acciones.

La autoevaluación aborda la cuestión de lo que el alumno debería hacer. Como profesor, usted explicaría el comportamiento aceptable en contraste con lo que el alumno hace habitualmente. Por ejemplo, si el alumno es disruptivo ejemplos de comportamiento no disruptivo, comunique cuál es el comportamiento esperado.

El autorrefuerzo es el último paso de la autogestión del comportamiento. Este paso implica asegurarse de que el nuevo comportamiento se practica continuamente. Por ejemplo, si un alumno deja de ser disruptivo, el autorrefuerzo asegura que el alumno no vuelva a serlo. Para tener éxito, el alumno debe tener control sobre el tipo de refuerzo que recibe, además del verbal. Para muchos profesores, esto puede no ser atractivo, pero esta idea de autonomía es un aspecto crítico de la autogestión del comportamiento.

Lee más  En que afectan las redes sociales

Técnicas de autogestión en la psicología del asesoramiento

Aug 05 2020Enseñando habilidades de autogestión: 5 estrategias para crear un plan efectivoPersonal de Acción Positiva-Artículos de SELa autogestión es la capacidad de manejar el estrés y la impulsividad mientras se motiva a uno mismo para cumplir una meta específica. Las competencias de aprendizaje socio-emocional se centran en enseñar a los estudiantes las habilidades para navegar por sus vidas. La educación del carácter enseña la confianza, la inteligencia socio-emocional y la conciencia de sí mismo, entre otras fortalezas para la vida. La autogestión, sin embargo, puede ser una de las habilidades más importantes que los estudiantes adquieren del SEL.

Un plan de autogestión es un conjunto de herramientas que construyen y fomentan la independencia, la autosuficiencia y la automotivación. Más que una filosofía educativa, las habilidades de autogestión son cruciales para el aprendizaje de los alumnos.

Los alumnos y los profesores deben cooperar en el establecimiento de objetivos pequeños y alcanzables en los que el alumno pueda trabajar. Los objetivos pueden ser cualquier cosa, desde “trabajar en silencio durante 15 minutos” hasta “entregar los deberes con constancia”. Al permitir que el alumno participe en la fijación de sus objetivos, se le capacita para que asuma un papel activo en las estrategias de autogestión, así como en las intervenciones de autogestión.